Inicio Alcázar de San Juan La adaptación teatral de Los Pazos de Ulloa, el viernes 21 de...

La adaptación teatral de Los Pazos de Ulloa, el viernes 21 de octubre en el Teatro Emilio Gavira

En el centenario de la muerte de la escritora Emilia Pardo Bazán (2021), Secuencia 3 lleva por primera vez a los escenarios la adaptación teatral de Los Pazos de Ulloa.

En versión de Eduardo Galán y bajo la dirección de Helena Pimenta, es la primera vez que se realiza su adaptación al teatro. Los Pazos de Ulloa, versión teatral de Secuencia 3, se representará el viernes 21 de octubre, a las 21:00h, en el Teatro Emilio Gavira dentro de la programación cultural de Otoño.

Considerada por muchos como una de las mayores novelas españolas del siglo XIX, y sin duda la referencia principal dentro de la amplia bibliografía de Emilia Pardo Bazán, Los Pazos de Ulloa habla tanto de la vida rural como de la nobleza venida a menos en Galicia.

Pere Ponce encarna al cura Don Julián para protagonizar Los Pazos de Ulloa, personaje que en esta adaptación se convierte en el eje central por el que gira la obra. Le acompañan un elenco de lujo con Marcial Álvarez en el papel de Don Pedro Moscoso, el cacique Marqués de Los Pazos de Ulloa, Ariana Martínez interpreta los papeles de Sabel, la criada de Don Pedro, y Rita prima de Don Pedro; Francesc Galcerán se pone en la piel de Primitivo, el temible capataz de Los Pazos y del Señor de la Lage, Claudia Taboada es la frágil e inocente Nucha, prima y esposa de Don Pedro y el joven actor David Huertas interpreta al Médico.

La versión teatral que propone Secuencia 3 de Los Pazos de Ulloa concentra la novela en 90 minutos apasionantes y es un alegato contra la violencia y la crueldad, centrándose en el enfrentamiento entre el deseo, la pasión y el amor, la violencia rural del mundo caciquil y la cortesía y las buenas maneras de la ciudad (Santiago de Compostela). Por la obra desfilan, un curilla con pasiones contenidas (como el célebre El pájaro espino), un cacique, una mujer enamorada… su puesta en escena y el vestuario, junto a la música que la acompaña, consiguen trasladar al espectador al siglo XIX desde el comienzo del espectáculo.


- Te recomendamos -